26 de marzo.

Ya llevamos 13 días en casa y viviendo, sin ningún tipo de duda, una situación excepcional.

Esta circunstancia plantea muchos retos, a nivel familiar, logístico, profesional y comunitario. En nuestro caso también como escuela.

¿Cómo afrontamos esta situación? ¿Cual tiene que ser nuestro papel? ¿Cómo acompañamos los alumnos desde el confinamiento, en un proyecto en que la proximidad física y emocional lo es todo? ¿Cómo traducir en el mundo virtual nuestra manera de hacer? ¿Cómo hacer llegar que, pese al aislamiento, continuamos estando ahí, tan disponibles como siempre para los niños y sus familias?

Durante el fin de semana trabajamos mucho para crear Nautes.net, una plataforma desde la cual los niños y niñas de Nau pudieran seguir una estructura del día como en la escuela acompañados por sus familias. El martes 17 estaba terminada y preparada para acoger a todos aquellos alumnos que quisieran entrar. Nos parecía importante mantener una sensación de normalidad dentro de una situación que lo es todo menos normal.

El objetivo principal era facilitar a los pequeños y a sus familias un espacio común, un espacio de encuentro, un espacio donde seguir en contacto con sus compañeros y acompañantes y que ofreciera diferentes tipos de actividades para mantenernos activos y hacer estos días más fáciles de transitar.

Así pues cada día las niñas y niños encuentran en esta plataforma propuestas de actividades que los acompañantes de la escuela preparan en su casa con un amor infinito y con una inversión de tiempo inmensa.

Además hemos creado una sección donde pueden proponer y/o mostrar actividades que hacen en su casa, compartir ideas y ocurrencias o sus producciones musicales y artísticas....

Nada es obligatorio, ahora más que nunca debemos escucharnos, respetar nuestros ritmos y permitirnos conectar con aquello que sentimos. Ya sea un gran entusiasmo por ver cuál es la propuesta de matemáticas de hoy, el fastidio por estar cerrado en casa o la tristeza de no poder visitar los abuelos.

En este punto, si todavía no lo habéis hecho, os recomendamos mucho la lectura del artículo que ha redactado el equipo directivo de la escuela Congrés Indians "Com ajudar als infants a transitar i transcendir el confinament. O com afavorir que els infants comprenguin el que està passant i li puguin donar un sentit a l'experiència".

 

 

Si tenéis curiosidad por saber como es una estructura del día en la etapa de infantil la podéis mirar aquí,  y aquí  podéis encontrar como transcurre un día en primaria.

Así pues, para seguir en lo posible una estructura nauta, para los pequeños y pequeñas de la etapa de infantil se diseñan 5 talleres semanales de temáticas diversas: arte, música, lenguaje y comunicación, mundo matemático... Estos talleres están disponibles los lunes y los niños y sus familias deciden si quieren o no hacerlos y en qué momento de la semana.

Además de los talleres, diariamente se cuelgan recursos para pasarlo genial con propuestas de experimentos, manualidades, juegos de dedos, cuentacuentos, baile...

Para los alumnos y alumnas de primaria, además de talleres y recursos, cada día se preparan actividades para trabajar la competencia básica que tocaría aquel día en la escuela (competencia lingüística-verbal, competencia en lengua inglesa o competencia matemática).

También hemos generado cuentas de Skype para todos y cada uno de los acompañantes que están disponibles cada día para vídeollamadas y poder compartir un rato con los niños y niñas o para hacer una tutoría con la familia y hemos organizado asambleas virtuales para cada grupo. Hemos vivido estos encuentros con mucha emoción, verles de nuevo, asomarnos a sus casas, disfrutar de las ganas de compartir sus vivencias de estos días y su alegría pese a la extraordinaria coyuntura.

Todo esto ha supuesto un gran reto para todos nosotros, nos hemos tenido que organizar como equipo y cada uno de forma individual en una nueva manera de trabajar, familiarizarnos con la gestión de blogs, superar la vergüenza y grabarnos en vídeo, inventar y generar materiales digitales y cargarnos de paciencia ante la saturación de los sistemas de telecomunicación. Pero lejos de desanimarnos nos ha motivado y activado muchísimo y estamos disfrutando y aprendiendo mucho.

Han pasado 13 días de confinamiento y paradójicamente nos sentimos todavía más cohesionados, la red que nos sostiene es más fuerte que nunca y la idea que todos formamos una familia educativa está muy viva.

Gracias a todo el equipo de maestros por el esfuerzo, dedicación y compromiso, siempre.

Gracias a todas las familias por todos vuestros mensajes positivos y vuestro compromiso y solidaridad en estos momentos tan difíciles para todo el mundo.

Ahora nos queda seguir trabajando cada día pese a la incertidumbre que genera este estado de alarma mundial, mirarnos al espejo que la vida nos ha puesto delante y abrazar la vulnerabilidad y esperar con muchas ganas el día que nos podamos reencontrar y fundirnos en un largo abrazo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *